Westfield hizo certificados de pago del proyecto IIRSA

Contrato con empresa unipersonal de Kuczynski fue suscrito cuando este era primer ministro de Alejandro Toledo.

Los certificados de reconocimiento de pago por los avances de obra del proyecto IIRSA fueron diseñados por Westfield Capital Partners, la empresa unipersonal de Pedro Pablo Kuczynski (PPK), quien en ese momento aún se desempeñaba como premier en el gobierno de Alejandro Toledo, según denunció Juan Pari, extitular de la primera Comisión Lava Jato.

“El instrumento financiero, que fue aprobado recién en la tercera adenda celebrada justo cuando ya se dejaba el gobierno de [Alejandro] Toledo, está compuesto por los certificados de reconocimiento de pago de avance de obra; y el que diseña esos certificados es Westfield Capital”, señaló.

Dijo que eso está claro en un contrato del 15 de agosto de 2006, que no es firmado por Gerardo Sepúlveda, sino por Denisse Hernández.

El exparlamentario opinó que el instrumento financiero debería haber sido aprobado cuando se celebró el contrato de IIRSA con la empresa Odebrecht, pero se suscribió años después.

“Es decir no le aprobaron el instrumento financiero. Para mí esa es la piedra en el zapato a la cual se refirió Marcelo Odebrecht durante el interrogatorio que le hicieron los fiscales peruanos”, agregó.

Destacó que esta parte importante del contrato se suscribió con Westfield Capital por el lado privado y resuelto con el Ejecutivo por el lado público, cuando Kuczynski era premier de Alejandro Toledo.

“Se firma en el lado privado y se resuelve en el lado público, porque se firma una adenda operativizando un instrumento planteado por Westfield Capital y que después sirve para levantar dinero, unos US$ 600 millones a través de Merrill Lynch Bank y, posteriormente, en el gobierno de Alan García, unos US$ 50 millones por cada tramo, y eso no lo dijo PPK ni en la comisión ni ante la Fiscalía”, afirmó.

Pari advirtió que los certificados de reconocimiento han ingresado al sistema bursátil habiendo sido adquiridos por terceros que podrían cobrar esos documentos.

“No vaya a ser que en un futuro próximo, aparezcan terceros cobrando esos certificados y estemos pagando doblemente el proyecto de la Interoceánica, sería riesgoso y me llama la atención cuando vemos el formato de los certificados y de reconocimiento”, anotó.

Según Pari, esas no son todas las irregularidades contenidas en el contrato del proyecto IIRSA, el cual establece que de presentarse alguna controversia referida a estos certificados, esta será resuelta en cortes de justicia norteamericanas.

“Es decir, el contrato se manejó por fuera con Westfield Capital, como lo demuestra el contrato y las posteriores adendas, donde dice que se incorporan los certificados a partir de la tercera adenda con la propuesta de Westfield Capital y para colmo, el Estado renuncia a su jurisdicción”, alertó.