Zoraida Ávalos jamás contestó pedido de procurador Amado Enco para que se inhiba de investigar a Martín Vizcarra
A+

POR: AARON SALOMÓN

La petición del procurador anticorrupción Amado Enco para que la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, se inhiba de investigar al presidente Martín Vizcarra y otros exfuncionarios públicos, como la exministra de Cultura Patricia Balbuena, por el caso Richard Swing cayó en saco roto. Según pudo conocer este diario, Enco no recibió ninguna respuesta ante su solicitud por un eventual conflicto de intereses por parte de la titular del Ministerio Público.

«No ha dado respuesta de forma expresa», dijeron a EXPRESO fuentes allegadas a Enco, a la vez que recordaron que «la inhibición solicitada era para que (Ávalos) no se avoque al caso» entero, pues Karem Roca Luque es testigo tanto para la situación de Vizcarra como la de Balbuena.

PUEDES VER | Martín Vizcarra sobre caso Richard Swing: «Pronto se va a descubrir que esto no ha sido más que una cortina de humo»

Recordemos que, en la víspera, si bien  Zoraida Ávalos, al recibir el informe de la fiscal Janny Sánchez Porturas, dijo que recién investigaría a Vizcarra cuando termine su gobierno, anunció, a su vez, el inicio de una indagación preliminar para la exministra Patricia Balbuena.

Esta decisión la tomó la fiscal de la Nación, como se mencionó al principio de esta nota, sin responder el pedido de inhibición del procurador Amado Enco, quien alertó que Ávalos amenazó con denunciar a Roca Luque si esta no se retractaba de lo deslizado -en uno de los audios difundidos- acerca de que Ávalos se habría reunido con Vizcarra para acusar a los legisladores Edgar Alarcón y Omar Chehade.

Al respecto, la exprocuradora Katherine Ampuero sostuvo que Ávalos «debió inhibirse de conocer todo el informe enviado por la fiscal Sánchez Porturas, que involucra al presidente y a la exministra Balbuena, porque en esa investigación se va a citar a Karem Roca como testigo».

OMITIÓ COLUSIÓN

Otro «detalle» que no puede pasar desapercibido es que la fiscal de la Nación optó por indagar en un futuro al mandatario por los supuesto delitos de tráfico de influencias y obstrucción a la justicia, mas no por colusión agravada, cuya pena es de entre 6 a 15 años de cárcel.

PUEDES VER | Caso Richard Swing: Zoraida Ávalos investigará a presidente Martín Vizcarra cuando culmine su mandato

«De acuerdo a la teoría de la fiscal Sánchez Porturas, el presidente no solo habría cometido los delitos de tráfico de influencias y obstrucción, sino que, además, habría sido instigador del delito de colusión agravada. Este es el delito más grave, pero la fiscal de la Nación no ha abierto investigación sobre este delito», añadió Ampuero.

En efecto, según la hipótesis de Sánchez Porturas, el dignatario habría ejercido influencia en la exministra de Cultura Patricia Balbuena, a través de su exsecretaria Mirian Morales, a fin de que se viabilice la contratación de Richard Swing en el Mincul por «servicios innecesarios».

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.