Consumo de frituras se relaciona con el estrés, según investigaciones chinas

Debe recordar que desórdenes mentales se acentuaron con la pandemia de COVID-19.


El consumo frecuente de alimentos fritos, en especial las papas fritas, está “fuertemente asociado” con un mayor riesgo de sufrir ansiedad y depresión, que es del 12 y el 7 %, respectivamente.

Esa asociación es “más pronunciada” entre los hombres y los consumidores más jóvenes, indica un estudio a cargo de investigadores chinos.

MÁS INFORMACIÓN: Dos pescadores irían presos por extraer calamar gigante

La investigación cifra ese mayor riesgo a través de un estudio poblacional y además profundiza en las causas, para lo que se usó a peces cebra a los que se expuso a largo plazo a la acrilamida, que se produce con la fritura de los alimentos.

La acrilamida es una sustancia química que se crea de forma natural en productos alimenticios que contienen almidón durante procesos de cocinado cotidianos a altas temperaturas, como fritura, tostado, asado y también durante procesos industriales a 120 grados centígrados y a baja humedad.

“La exposición prolongada a la acrilamida induce ansiedad y comportamientos depresivos a través de la neuro inflamación mediada por el estrés oxidativo”, escriben los investigadores.

El conjunto de resultados “aportan pruebas sólidas para desentrañar el mecanismo de la ansiedad y la depresión desencadenadas por la acrilamida, y ponen de relieve la importancia de reducir el consumo de alimentos fritos para la salud mental”.

La depresión y la ansiedad son dos de los desórdenes mentales más prevalentes a nivel global y la pandemia de COVID-19 supuso un aumento. El estudio recuerda que más de un 5 % de los adultos sufren depresión.

EXPRESO PREMIUM: Suscríbete a la edición digital para leer los mejores análisis

Coordinado por la Universidad de Zhejiang (China), el estudio usó datos de 140,728 personas procedentes del banco de datos biomédico Biobanco, del Reino Unido.

Para entender bien cómo funciona la exposición crónica a la acrilamida y su relación con la depresión y la enfermedad, el equipo usó un modelo del pez cebra al que puso en contacto con esa sustancia durante 180 días.

SEGUIR LEYENDO:

Carla García: «Petro nos odia porque no estamos en manos del burro de Castillo» 

Carlos Tubino a Vladimir Cerrón: «Podré ser viejo, pero no un traidor a la patria como tú» 

La energía sagrada influye en la belleza de la mujer

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.