Recomendaciones para las personas hipertensas que conducen a diario

En el país, 27,3 % de personas mayores de 20 años son hipertensos, según la Sociedad Peruana de Hipertensión.

  • Fecha Jueves 25 de Abril del 2019
  • Fecha 6:12 pm




La hipertensión arterial es una enfermedad común que perjudica a muchas personas. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), este mal afecta a uno de cada tres adultos en todo el mundo.

Mientras que en nuestro país, un estudio realizado por la Sociedad Peruana de Hipertensión revela que el 27,3 % de adultos mayores de 20 años son hipertensos.

Aparentemente la hipertensión arterial no representa una limitación para aquellos pacientes que la padecen, pero sufrir una crisis puede desencadenar efectos secundarios que suponen un riesgo vital, incluso al realizar actividades cotidianas como conducir un auto.

TAMBIÉN PUEDES VER: Dolor de muelas puede ser síntoma de un problema cardíaco

La compañía farmaceútica Galenicum Health brinda dos recomendaciones para las personas hipertensas que conducen a diario:

Evite exponerse a altas temperaturas. Durante la temporada de verano, los pacientes que sufren de hipertensión arterial se exponen a cuadros de deshidratación, debido a que transpiran con mayor intensidad. Es por eso, que se les recomienda tomar suficiente líquido mientras están conduciendo, pues el tráfico intenso podría hacer que el tiempo de exposición de la persona al sol se prolongue.

Aprenda a manejar el estrés. Las emociones fuertes, podrían producir la contracción de los vasos sanguíneos y, predisponer a que aumente la presión arterial en una persona hipertensa. Se recomienda, que si comienza a sentir una fuerte carga de estrés o ha tenido alguna discusión antes de conducir un auto, es preferible que tome un taxi o pida que alguien más lo lleve a su destino.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.









Top
Informes adulterados salieron del despacho de Salaverry

Informes adulterados salieron del despacho de Salaverry