A+

“Si se repite, morirá”, advirtió el médico a la madre de Amy Winehouse, luego de tratarla tras sufrir su primera sobredosis allá por el año 2007. “Con la cantidad de heroína, crack, alcohol y cocaína que su hija lleva en las venas, es un milagro que no esté en coma”, agregó el galeno advirtiendo lo que fatalmente sucedería el 23 de julio de 2011.

‘Amy’, el documental definitivo sobre la cantante dirigido por Asif Kapadia, descubriría ciertos misterios ¿Por qué ni su familia ni sus amigas fueron capaces de impedir su caída al mundo de las drogas? “El problema vino cuando se hizo famosa y se volvió complicada”, contó Kapadia.

Todo el que tuvo relación con la artista está en la película o cedió vídeos, en especial su exmarido, Blake Fielder-Civil, cuyo nombre llevaba tatuado sobre su pecho izquierdo y que el documental señala como la persona que introdujo a Winehouse en la heroína. Las imágenes de ambos absolutamente borrachos, con la cara ensangrentada por sus peleas o fumando crack, son durísimas.

Y por otro lado, su padre, Mitch Winehouse, el hombre que abandonó a la familia cuando la cantante tenía nueve años, y que en el documental se le retrata como uno de los responsables de que su hija no saliera del infierno de las drogas. “La oportunidad perdida para que se rehabilitara fue en 2005. Su padre dijo que no le hacía falta y ella se echó atrás al ir a ver la clínica”. Algo que ella misma inmortalizó en ‘Rehab’. “No tengo tiempo de ir, y si papá dice que estoy bien”, cantaba. “Hubo muchas oportunidades en las que se pudo haber hecho las cosas de otra manera. Pero no sé si hay alguien que pueda decir que hubo para ella una última oportunidad”, confesó Kapadia.