Dragon Ball Super: Vegeta logra vencer el poder de un Dios de la Destrucción
A+

El capítulo 126 de Dragon Ball Super empieza con una escena del episodio anterior, donde muestra la humillación de Toppo, quien tiene el poder de un Dios de la Destrucción, a Freezer.

Luego se observa el choque de poderes entre Toppo y Número 17, quien no tiene el poder suficiente para derrotarlo. No lo queda otra opción que huir. Esquiva todos los “hakai”.

Cuando una bola de energía está a punto de impactar a Número 17, aparece Freezer, quien usas sus poderes psíquicos para hacerle daño al aspirante a Dios de la Destrucción. Lamentablemente no son efectivos.

En medio del mensaje de Toppo a Freezer y Número 17 caen ataques, producto del impacto de la pelea de Gokú y Vegeta contra Jiren.

Gokú y Vegeta luchan incansablemente contra Jiren, quien lanza un ataque que es esquivado por los saiyajines, pero en el camino están Freezer y Número 17.

Vegeta intenta atacar a Jiren, quien observa a Toppo para que él sea quien se encargue del príncipe de los saiyajin. El aspirante al Dios de la Destrucción le lanza una ráfaga de golpes de energía.

Vegeta llega a zafarse y arroja su ataque especial, resplandor final que impacta con el «hakai» de Toppo. El contrincante de Vegeta fortalece su ataque, saliendo ileso del saiyajin.

Entonces, Toppo se enfrenta cuerpo a cuerpo con Vegeta con golpes directos que no pueden ser esquivados o respondidos. Luego el aspirante a Dios de la Destrucción forma una poderosa esfera de energía y lanza al saiyajin, quien recuerda a su familia y la promesa que le hizo a Kyabe.

Vegeta regresa a emanar el poder que va más allá del Super saiyajin Blue y elimina la esfera de energía de Toppo. Y se va al ataque, impactando sus golpes de manera directa, sin importar los “hakai”.

Llega el momento más decisivo de la pelea cuando Toppo lanza un “hakai” con todo su poder y Vegeta usa una técnica especial antigua (la que usó contra Majin Boo, sacrificando su vida), generando un tremendo choque de poderes.

Al final Vegeta sale victorioso, pero herido por la técnica que usó. Llegó a eliminar del Torneo del Poder a Toppo, quien tiene el poder de un Dios de la Destrucción.

Jiren al ser testigo de la escena, decide revelar su verdadero poder para salvar a su universo de la eliminación.