Infraestructura y práctica deportivas

    • Fecha Domingo 18 de Agosto del 2019
    • Fecha 1:50 am



    Para el Perú, y para Lima en particular, el año 2019 será muy recordado por todos los connacionales en virtud de haber sido nuestra patria el anfitrión de los XVIII Juegos Panamericanos y de los Parapanamericanos. Pero hagamos que todo el esfuerzo y la inversión puestos en estos megaeventos sean aprovechados positivamente en los años subsiguientes. Es obvio que queda una infraestructura deportiva de primer nivel y cercana a cuarenta disciplinas deportivas, muchas de las cuales no se conocen ni por asomo en varias regiones de nuestro país y eso debe ser subsanado cuanto antes por parte de las autoridades locales.

    En otras palabras se abre una gran oportunidad para impulsar el deporte en su más amplia gama y preparar a los futuros deportistas que nos traerán renovados triunfos y medallas. De otro lado, hay un intangible o prestigio nacional que va más allá de las espectaculares y grandiosas ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Panamericanos, y esto en esencia tiene que ver con la sana aspiración para construir una tierra impulsora de deportistas, una cuna de nuevos campeones, y si bien todavía no estamos en los primeros puestos de los medalleros, nuestra gente y la juventud necesitan más deporte.

    La infraestructura que se ha logrado no debe detenerse, y las autoridades deben construir más ambientes y sedes deportivas en el interior del país, en lugar de destinar millones de soles de sus presupuestos públicos para estrambóticas piletas y ridículas esculturas dizque con el objetivo de rendir homenaje a cosas o ideas estrafalarias de políticos que han pasado por gobiernos regionales y alcaldías. En consecuencia, tiene que ser prioridad la activación de una moderna política nacional del deporte, con sectores importantes de gobierno como es educación con la meta de formar y capacitar a más profesores de la especialidad de educación física y aumentar la práctica de nuevas disciplinas deportivas que no necesariamente son las más populares.

    Pero la tarea no es solo del Estado sino que tiene que concretarse el compromiso del sector privado para ayudar sistemática e ininterrumpidamente a los niños y jóvenes que tienen condiciones o talento para el deporte, máxime cuando debemos pensar en los Juegos Olímpicos y en los Paralímpicos del 2020. No obstante, la sociedad peruana necesita del deporte hoy más que nunca porque sirve para elevar la autoestima de la juventud y para combatir la violencia callejera, sobre todo entre los chicos que terminan la secundaria y que no tienen posibilidades de empleo.








    Top
    “Moqueguanos” pierden poder en el Ejército

    “Moqueguanos” pierden poder en el Ejército