Expreso en el tiempo

Muchos lectores aún recuerdan que la antigua calle Orejuelas vio nacer al Diario Expreso, un 24 de octubre de 1961, y distinguió al emblemático jirón Ica como punto de encuentro de los periodistas más respetados del país. Es por esta razón que popularmente identificaban a este tabloide como ‘El vino tinto de Orejuelas’, en alusión a los dos colores que caracterizaban nuestra edición.

 

Han pasado más de seis décadas bregando en el fascinante oficio del periodismo, condición que ha permitido a Expreso ser testigo de excepción de los acontecimientos más importantes que han marcado la historia del Perú y el mundo, en las últimas décadas del siglo XX y lo que va del presente siglo.

Fundación

Cuentan nuestros fundadores que casi dos años antes de la primera edición, fue Don Manuel Mujica Gallo ‘Manongo’, filántropo y mecenas de literatos que amó el Perú, quien tuvo el sueño de forjar un medio de comunicación plural que permita hacer llegar a la presidencia del Perú a su amigo, el expresidente Fernando Belaunde Terry.

En ese entonces, cuando la televisión recién había llegado al país, muchos periódicos tenían marcadas diferencias ideológicas y no daban cabida necesariamente a lo que en verdad ocurría.

Es decir, se requería idear un periódico distinto, incluso en el formato, más ágil y ameno. El objetivo era abrir una ventana de aires frescos, renovador y que diera tribuna a periodistas de todas las tendencias con vocación de servicio y profesionalismo, incluyendo de esta manera a los sectores más populares.

Fue con este espíritu pluralista de renovación y coraje con el que ‘Manongo’ Mujica convocó a un grupo de intelectuales, periodistas y políticos con los que inició el sueño de crear un nuevo diario.

Sin embargo, aquellos también fueron tiempos difíciles para nuestra democracia, porque a los pocos meses, tras serias denuncias de fraude en las elecciones generales, en el mes de julio de 1962, una Junta Militar, diez días antes de que acabe el mandato del presidente Manuel Prado Ugarteche, tomó el poder en nuestro país y después de un año, convocó a nuevas elecciones generales democráticas, logrando que en 1963 llegara a la presidencia de la República por primera vez el arquitecto Fernando Belaunde.

Desde sus inicios, Expreso fue un diario tradicional, respetuoso de las libertades y su fundador nunca tuvo apetitos personales ni el afán de obtener poder a través de este importante medio de comunicación en el que ya se había convertido.

A los pocos años de su fundación, ‘Manongo’ Mujica fue designado embajador del Perú en Austria y decidió entregar el diario a un joven empresario que haga respetar sus ideales de fundación. Fue por esta razón que, desde ese momento, Manuel Ulloa Elías, respetado político y empresario, guía el camino de Expreso.

Dictadura

Tras el inicio de la dictadura militar liderada por Juan Velasco Alvarado, en el año 1968, Expreso fue clausurado debido a que no se permitía opinar libremente en el país, pero tras una protesta de la Federación de Periodistas del Perú, se logró su reapertura; hasta que en el mes de marzo de 1970, con el argumento de que se le daría la administración de la empresa a sus trabajadores, Expreso fue tomado y sus propietarios y principales directivos fueron desterrados y enviados al exilio.

Personas cercanas al gobierno militar tomaron por asalto nuestra redacción y las riendas de nuestro diario; sin embargo, más de una década después, recuperada la democracia y de regreso al poder Fernando Belaunde Terry [en su segundo mandato], el 28 de julio de 1980, decide devolver los diarios a sus verdaderos propietarios.

También es necesario recordar que años después, Manuel Ulloa Elías, a poco de su fallecimiento (1992) y motivado por la dura crisis económica que atravesaba el país, pide que se establezca un directorio y gracias a su proyección futurista, a pesar de que Expreso siempre se caracterizó por ser un diario de oposición al régimen de Alberto Fujimori, pide apoyar las reformas del plan de reactivación económica que planteaba su gobierno, para el bien del país.

Con el cambio de siglo, y los desafíos propios de la modernidad, a fines de 2002, toma control de Expreso una nueva administración liderada por el reconocido periodista y empresario Luis García Miró Elguera, quien con esfuerzo y tenacidad emprende la recuperación del buen nombre de este tabloide que retomó los ideales impuestos por sus fundadores.

Evidentemente, el trabajo de los últimos años ha sido bastante arduo, debido a que la competencia no permite distracciones, pero Expreso ha salido airoso y recupera poco a poco ese sitial que le corresponde.

Actualidad

En la actualidad, Expreso es un diario más ágil y moderno que no escatima esfuerzos en utilizar todas las herramientas tecnológicas disponibles para consolidar su prestigio dentro y fuera de nuestras fronteras.

Hoy en día, Expreso es liderado por uno de sus trabajadores, con más de 43 años en el oficio, que desde muy joven anduvo por casi todas las secciones y ha sabido, con mucho tino, potenciar las fortalezas y superar las debilidades de este emblemático periódico.

Se trata de Antonio Ramírez Pando, su actual director, quien junto a un grupo de calificados periodistas comprometidos con informar de manera imparcial, permiten que diariamente salgamos airosos en esta dura tarea de llevar a sus casas un periódico de calidad.

 

 

Ideología política

La propuesta editorial de Expreso es, quizás, una de las más deseadas por los diarios tradicionales no solo en nuestro país, sino en todo el mundo.

En este diario se goza de una mezcla de independencia, objetividad y pluralismo, donde colaboran desde hace bastante tiempo periodistas de posiciones abiertamente opuestas, algunos de izquierda y otros de derecha, también hay de los que prefieren enmarcarse en el centro de ambas; pero todos exponen con respeto sus ideas y críticas, las mismas que esperamos siempre sean constructivas, para el bien de todos nuestros lectores.

Expreso mantiene una postura liberal que, a veces, ensalza y celebra programas de gobierno sin importar si son de izquierda o de derecha; pero sobre todo ha emprendido una lucha firme contra la corrupción en todas sus formas y en todos los niveles del Estado, porque ello pone en riesgo el futuro de los peruanos.

Creemos que la inversión privada ha ayudado mucho al desarrollo de nuestro país en los últimos años y que cualquier propuesta retrógrada que atente contra el desarrollo del Perú debe ser desechada.

¿Por qué el nombre Expreso?

Durante varios años se han establecido muchas hipótesis sobre la naturaleza del nombre de nuestro diario, el mismo que ha sido replicado en otros países. Sin embargo, varias personas cercanas a su creador, ‘Manongo’ Mujica, confirman que la idea de llamar al diario de esta manera se acercaba más a una expresión propia de los avatares que le tocó vivir.

“Ex-preso surge como un grito de esperanza debido a que tres de los miembros del primer comité  de colaboradores de este diario: Guillermo Hoyos Osores, Manuel Mujica Gallo y Fernando Belaunde Terry estuvieron presos por sus ideas libertarias durante la dictadura de Odria, reveló la escritora Mariví Mujica Pinilla, hija del fundador de este medio.

Una versión similar también fue confirmada por otro de sus hijos, el antropólogo Ramón Mujica Pinilla (exdirector de la Biblioteca Nacional del Perú), quien nos cuenta que éste era el diario de un Ex-preso, un ex-recluso, de ahí el nombre.