2020 Nada de ciencia y educación
A+

Con esta edición cerramos el 2020, un año poco usual, diferente y hasta “año maldito” para algunos. Es importante revisar lo acontecido en el año que se va y cómo lo que hasta hace un tiempo era “snob” se ha vuelto consuetudinario.

Vayamos en las próximas líneas a hacer un comprimido panorama de este año del confinamiento y distanciamiento social.

REDES SOCIALES EN SU MÁXIMO APOGEO

Como lo expusimos con cifras y detalles en nuestra Columna de Opinión, las Redes Sociales lograron su máximo uso y apogeo, Facebook, Twitter, Instagram y por su puesto la lúdica Tik Tok, sirvieron de catarsis para algunos y un modus vivendi para otros.

Las consabidas Redes Sociales sirvieron de fuente informativa para estaciones de televisión, las que dejaron de lado la creatividad y la iniciativa, para centrarse en “cobrar” el avisaje estatal, pretendiendo cumplir con entretenimiento y “manipulada información”. A esto se sumaron las contadas radioemisoras noticiosas. Surgió también la “infodemia”, mucha información por lo general fake news (noticias total y absolutamente falsas), que concitaban la atención, todos se convirtieron en “influencers”.

SIN CIENCIA NI EDUCACIÓN

Para la ciencia, en especial para la ciencia médica, 2020, el año del gran reto, en encontrar la tan ansiada vacuna para un virus impredecible, que se adapta a diversas temperaturas, regiones geográficas y hasta diversas razas, como que estaríamos frente a un virus con “Inteligencia nada artificial”.

Todo esto hizo que la ciencia en general se detenga en otros campos, para aportar solo por la salud y además comprobar cómo, en el caso de nuestro país, la corrupción también afloró como pandemia. El exgobernante de turno (Vizcarra) y por supuesto sus “ministrillos”, en especial los de salud, desfilaron como en pasarela de modas, no atinaron nada, pero sí suculentos beneficios personales.

La educación escolar sufrió un gran revés, un año perdido, generando grandes expectativas entre los miles de estudiantes de primaria y secundaria, que sin acceso a los servicios de internet, radio y televisión, se les “vendía” la ilusión de seguir recibiendo conocimientos, encontrando como sus mejores “maestros” a “actores de teatro y telenovelas”, con libretos mal hechos. La corrupción no escapó en esta materia, “abortó” la compra de tablets o laptops para los educandos, quedando sin explicación alguna la fallida compra.

Habría mucho más que escribir en este tema, pero el espacio de esta sección al igual que el tiempo es “tirano”. Agradecer a Dios, Gran Arquitecto del Universo o el Cósmico, por darnos salud. A don Antonio Ramírez Pando, director de EXPRESO, por permitirnos hacer periodismo tecnológico, transparente y trascendente; a Juan Pablo Chirito, nuestro enlace a diseño y diagramación y a las contadas Agencias de PR (Public Relations), por su valiosa información, así como a Xiaomi, Motorola, Lumen y Samsung por sus presentes y, no por último, sino como broche de oro a este análisis de fin de año, a nuestros lectores, gracias, que la salud y la esperanza en un Perú mejor nos acompañe.

TECNOLOGÍA A RAUDALES

El confinamiento social generó un crecimiento de los servicios a través de internet, las “Plataformas de Comunicación” se afianzaron como nunca, generando competencia pero a la vez desarrollo y mejora en los servicios, muestra de ello es la masificación de Zoom, que hasta se permitió cotizar en la bolsa de valores, específicamente en el Nasdaq (índice bursátil para las empresas de tecnología), que lo ubica en una corporación a futuro.

En cuanto a los proveedores de internet y telecomunicaciones, como Movistar (o Telefónica), Claro, Entel, por mencionar a las más conocidas, la demanda de sus servicios los cogió de sorpresa, el trabajo remoto, el confinamiento, hizo que por días y momentos estos servicios casi colapsaran, pero se las ingeniaron para competir con eficiencia y salir a flote en los requerimiento de personas y empresas.

POR: JOSÉ F. CALLO ROMERO-EDITOR DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA-CPP 4150 

Para más información, adquiere nuestra versión impresa o suscríbete a la versión digital, aquí.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook y Twitter.