Alerta: confirman que ciberataques se dirigen a escuelas y colegios.

Analistas afirman que la educación es la más vulnerada.


La digitalización acelerada debido a la pandemia y la necesidad de adaptarse rápidamente al aprendizaje a distancia convirtió a las escuelas en el objetivo perfecto para los ciberdelincuentes. Además, en comparación con las universidades y en base a las desventajas en términos de tecnología y habilidades disponibles, la educación primaria y secundaria estaba aún menos preparada para enfrentar los nuevos desafíos de seguridad planteados por una mayor exposición y mayores riesgos.

Los analistas de la industria de la ciberseguridad afirman que la educación es la más vulnerable a los ciberataques, ya que el 81,65 % de los incidentes relacionados con malware reportados en los últimos 30 días provienen de este sector. Si bien es cierto que la seguridad de los datos es una prioridad para todos los sectores, en educación es especialmente importante proteger la información sensible y la privacidad de los usuarios, como la información personal de los estudiantes, sus familias y el personal en toda la gama de dispositivos utilizados.

Según Sam Manjarres, Product Marketing Manager de WatchGuard, debido al panorama en el que operan las escuelas actualmente en donde se habilita el aprendizaje basado en dispositivos personales, virtuales y presenciales, se pueden encontrar los siguientes riesgos:

  • Secuestro de datos
  • Filtración de datos
  • Suplantación de identidad
  • Ataques DDoS (denegación de servicio distribuida)
  • vulnerabilidades de IoT
  • Doxing (ciberacoso)
  • suplantación de dominio
  • Software EOL (fin de vida útil)

El ciberacoso, ¿una amenaza para la seguridad?

Según cifras de UNICEF, a nivel mundial el 56,6% de los niños entre 12 y 24 años han sido víctimas de ciberacoso. Aunque el acoso cibernético no se clasifica como delito cibernético, a veces se puede cruzar esa línea. En casos más maliciosos, este tipo de acoso puede convertirse en doxing cuando el agresor logra entrar en las cuentas de correo electrónico o redes sociales de las víctimas con el objetivo de publicar su información personal para avergonzarlas o usar malware para entrar en su dispositivo y obtener acceso a su ubicación o información sensible.

TAMBIÉN LEE: Unicef: Unos 600 millones de niños no reciben clases

Según datos de Statista, el 6% de los usuarios de plataformas online ha sido víctima de hackers y el 4% ha perdido el control de acceso a sus dispositivos. Esto demuestra que el acoso en línea también puede convertirse en una amenaza para la seguridad digital y debe tenerse en cuenta.

Como ser consciente del problema no hace que desaparezca, es necesario educar a los niños y adolescentes para que puedan proteger su seguridad en la red y evitar que una situación que ya de por sí es desagradable, se agrave aún más. ¿Qué pasos pueden tomar para minimizar la amenaza de una brecha de seguridad cibernética?:

Mantener el software actualizado: las empresas suelen incluir parches de seguridad y mejoras en las actualizaciones de software.

Crear contraseñas seguras: es importante no limitarse a usar una contraseña fácil y repetida para todas las cuentas que posee.

Estar atento a las estafas: evite hacer clic en un enlace si la fuente no está clara. Además, es importante nunca dar información personal por teléfono o mensaje de texto cuando se trata de un número desconocido o una llamada automática. (J.F.C.R.)

TE PUEDE INTERESAR:

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.