Predicen que GPT-5 no podrá distinguirse si es humano o máquina

Es una forma de inteligencia artificial que tiene la capacidad de comprender, aprender y aplicar conocimientos en una amplia variedad de tareas, de manera similar a como lo haría un ser humano.


Revisando las diversas fuentes sobre este tema, encontramos la del empresario tecnológico e ingeniero, Siqi Chen, quien ha pronosticado que la GPT-5 obtendrá la Inteligencia General Artificial (AGI) antes de fin de año. La GPT-5 culminará su entrenamiento en diciembre de este año y que OpenAI espera alcanzar la AGI, lo que significa que la IA generativa no podrá distinguirse de los humanos.

Este experimento “alucinante”, se da a una IA un objetivo para que diseñe su siguiente tarea, y ésta genera y reordena su propia lista de tareas a medida que las va ejecutando. A pesar de que el experimento está orientado a las búsquedas, Chen considera que con la capacidad de los plugins de chatbot y la GPT-5, “se está muy cerca de alcanzar la AGI”.

AGI (Artificial General Intelligence) o Inteligencia Artificial General, es una forma de inteligencia artificial que tiene la capacidad de comprender, aprender y aplicar conocimientos en una amplia variedad de tareas, de manera similar a como lo haría un ser humano. A diferencia de la IA especializada o estrecha, que se centra en tareas específicas y está diseñada para un propósito particular, la AGI puede adaptarse y enfrentarse a problemas nuevos y desconocidos, mostrando un nivel de autonomía y flexibilidad cognitiva similar al de los humanos. Hasta la fecha, la AGI es un objetivo en la investigación de inteligencia artificial, pero aún no se ha logrado.

MÁS INFORMACIÓN: ChatGPT: nuevo lenguaje y comunicación de inteligencia artificial

La Inteligencia Artificial General (AGI) plantea varias preocupaciones y aspectos negativos que deben considerarse:

Desempleo laboral. La AGI podría automatizar una variedad de trabajos, desplazando a los trabajadores humanos en varios sectores y provocando desempleo a gran escala. La transición a una economía impulsada por la AGI podría ser difícil y generar desigualdades económicas.

Poder total. El desarrollo y control de la AGI por parte de unas pocas empresas o gobiernos podría resultar en una concentración de poder y una brecha aún mayor entre los ricos y los pobres.

Uso indebido. La AGI podría ser utilizada con fines maliciosos, como la creación de armas autónomas, la manipulación de sistemas de información o la vigilancia masiva.

Sin control. La AGI podría tomar decisiones que los seres humanos no puedan comprender o controlar, lo que plantea problemas de responsabilidad y dificultades para prever y mitigar posibles daños.

Falta de valores. La AGI no está programada con los valores y objetivos humanos, podría tomar decisiones no deseadas o incluso perjudiciales para la humanidad.

Competencia insegura. El avance por desarrollar AGI, podría llevar a los investigadores a ignorar precauciones éticas y de seguridad, lo que incrementaría los riesgos asociados a su implementación.

Disminución de habilidades humanas. La dependencia excesiva de la AGI, generaría la pérdida de habilidades humanas y una disminución de la capacidad de las personas para enfrentar problemas sin la ayuda de la inteligencia artificial. (J.F.C.R.)

SEGUIR LEYENDO: 

Nuevos tipos de estafas y cyberengaños con ChatGPT

Antivirus «gratuitos» no garantizan seguridad en internet

Estos son los cinco mejores celulares a bajo precio del mercado

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitterInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.