Diego M. Eguiguren: «La poesía merece dedicación y respeto»
A+

POR SIXTO SARMIENTO

En los versos de este poemario el joven poeta se confiesa y revela las rutas por donde el dolor transita sonriendo.

-El balcón de la espera es desgarrador. ¿Sufre la palabra o es testimonio de parte?

Escribo el tipo de poesía que me gusta leer, y este podría ser el factor desencadenante para que el libro sea desgarrador. De todos modos, mi obra siempre parte de una base real: algo que esté viviendo o que haya vivido. Más adelante, el proceso creativo supone que el poema tome su propio rumbo y que, en algunas ocasiones, se termine alejando del todo de la idea inicial. Muchos de mis versos son autobiográficos, pero no representan una regla de trabajo.

-Son tiempos difíciles y tu poesía refleja ese estado emocional, ¿verdad?

Puede que sí, pero también es cierto que mi poesía suele tener ese matiz. En este caso, podríamos hablar de una atemporalidad. Pese a que todo estado de ánimo es transitorio, considero que, con el paso del tiempo, me sitúo con más comodidad en el tipo de escritura que comparte reflexiones sobre una cotidianidad repleta de momentos emocionales complicados.

No se trata de un único estilo de escritura ni de una forma de llevar la vida, sino de aprovechar estos estímulos creativos para plasmarlos con la tinta más poética posible.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.