El derecho al optimismo y al pesimismo: observan los hechos positivos en contextos negativos

Especialista analiza las sensaciones que como seres humanos sentimos en momentos extremos de la vida.


El optimismo y el pesimismo son estados del ánimo, de la conciencia, que determinan nuestras disposiciones, positiva o negativa, en la interacción social y en la sociedad en general. No obstante, ambos estados del ánimo también son derechos, si bien no escritos en norma alguna, pero que sí corresponden a los derechos naturales, y a los que podríamos llamar ‘derechos de vida’.

He aquí algunos hechos, y razones, para el optimismo: Por primera vez en la historia de Malawi, una mujer ha sido elegida presidenta del Congreso de ese país; Esther Challenge ha dejado sin efecto legal 1,500 matrimonios con menores de edad, a fin de que esas niñas retornen a la escuela; en Suecia, en la idea de reducir el número de suicidios, se organizó la primera ambulancia psiquiátrica del mundo (como dato importante, puede mencionarse que desde 1994 se estima que el número de suicidios en el mundo ha disminuido en un 38%); los donantes suecos reciben un texto de agradecimiento cada vez que su sangre salva a la gente; en Tailandia, los supermercados dejaron las bolsas de plástico y envuelven sus compras en hojas de plátano.

Holanda se convirtió en el primer país sin perros callejeros, y en el mismo lugar se siembran techos de cientos de paradas de autobús con flores y plantas para alimentar a las abejas, además se han construido cinco islas artificiales para la conservación de aves y plantas, y ya cuentan con 30.000 aves y 127 especies de plantas; en Corea del Sur, se organizan fiestas de baile para la gente de más de 65 años, en el combate contra la demencia y la soledad; en Roma, puedes pagar un boleto en el metro usando botellas de plástico; en Canadá, se promulgó la ley que prohíbe el uso de delfines en la industria del entretenimiento; en tanto que, en Alemania en lugar de animales, usan sus hologramas para detener la explotación de animales en los circos; una aldea india, celebra el nacimiento de cada niña plantando 111 árboles, habiéndose alcanzado hasta ahora la suma de 350,000 árboles; es bueno enterarse que, gracias a la prohibición de la caza de ballenas jorobadas, su población ha crecido a más de 25,000.

MÁS INFORMACIÓN: Presidenta Boluarte, escuche a la Defensoría, no al ministro de Salud

En virtud a la Ley de Especies Amenazadas, la población de tortugas marinas ha aumentado en un 980%; en California, se restringe la venta de perros, gatos y conejos en las tiendas para que la gente pueda llevar mascotas de los refugios; algo novedoso y positivo, los cultivadores de arroz en todo el mundo están empezando a usar campos de patos en lugar de pesticidas, con la finalidad de que los patos coman insectos y pellizquen malas hierbas sin tocar el arroz; asimismo, causa júbilo enterarse de que los satélites de la NASA registraron que el mundo se ha vuelto más verde en los últimos 20 años; en el ámbito de los derechos económicos y sociales, Islandia se ha convertido en el primer país del mundo en legalizar la igualdad de salarios entre hombres y mujeres.

Estos y otros hechos positivos, en contextos negativos, son alentadores, pues apuntan a preservar la biodiversidad y los derechos ecológicos del género humano, y su subsistencia en condiciones dignas. Es más, apuntan a defender la calidad de la vida. Sin embargo, contradictoriamente, no llaman la atención de los grandes medios de comunicación, que parecen más bien empeñados en difundir la guerra y los genocidios; en suma, lo malo y lo perverso. No obstante, la mayoría de las personas seguimos apostando por la defensa de la vida, y mantenemos la convicción de construir un mundo mejor. El optimismo y el pesimismo son derechos naturales, son ‘derechos de vida’.

“Derechos de vida”

Optimismo y pesimismo. El optimismo y el pesimismo, a estas alturas, pueden constituirse en derechos no positivos, pero sí en ‘derechos de vida’. Ocurre que muchas veces expresamos nuestra indignación, y sensación de frustración, cuando conocemos acontecimientos negativos en nuestro país y en el mundo, en los diversos ámbitos de la vida. No obstante, el optimismo también es un derecho ante la vida. Por lo cual, de la dialéctica entre pesimismo y optimismo, debemos relevar los hechos positivos y constructivos de la vida.

Por Luisa Rodríguez

LO MEJOR DE VARIEDADES: 

¿Destitución de Patricia Benavides y liberación de Mauricio Fernandini fue intercambio de cabezas? Beto Ortiz responde

«Demagogo» corresponsal de The Guardian ensalza a Gustavo Gorriti: Aldo Mariátegui le dice de todo por falta de profesionalismo

Sigrid Bazán, congresista de izquierda, vivió boda ‘burguesa’: todo sobre su fiesta de matrimonio

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookXInstagram, TikTok y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.