Genes humanos determinarían los hábitos intestinales

Se tendrían nuevos objetivos farmacológicos que beneficiarían en el tratamiento del estreñimiento y la diarrea.

Un equipo internacional coordinado por Mauro D’Amato, investigador de Ikerbasque en CIC bioGUNE, ha demostrado que la frecuencia de la defecación tiene carácter hereditario en humanos y que los perfiles genéticos influyen en los hábitos intestinales, así como en la predisposición al síndrome del intestino irritable.

En una nota, el especialista ha informado de que el descubrimiento de genes que controlan los hábitos intestinales abre la puerta a nuevas dianas terapéuticas para el intestino irritable.

Para llevar a cabo la investigación se han estudiado a 167,875 individuos de cohortes de población en el Reino Unido (UK Biobank), Países Bajos (LifeLines-Deep), Bélgica (Flemish Gut Flora Project), Suecia (PopCol) y Estados Unidos (Genes for Good), y se ha correlacionado su composición genética con los datos del cuestionario, en relación con una simple consulta sobre el número de veces que uno abre los intestinos todos los días.

TAMBIÉN LEER: Periodista Carlos Paredes publica investigación sobre Vladimir Cerrón

El personal investigador ha descubierto que, entre las personas con mayor o menor frecuencia de heces, los cambios específicos en el ADN son más comunes que en el resto de la población.

Estos cambios, encontrados en 14 regiones del genoma humano, involucran a varios genes que se han estudiado más en detalle.

PRODUCTORES DE NEUROTRANSMISORES

Algunos de los genes reportados en el estudio producen neurotransmisores, hormonas y otras moléculas especialmente activas en el cerebro y las células nerviosas involucradas en el control de la peristalsis intestinal –contracciones y relajaciones del intestino–, e incluso dirigidas farmacéuticamente para inducir movimientos intestinales en estudios previos.

“Estos resultados son muy emocionantes y justifican estudios de seguimiento, ya que, una vez que se identifiquen inequívocamente los genes de frecuencia de las heces, es posible que tengamos una batería de nuevos objetivos farmacológicos que puedan ser explotados para el tratamiento del estreñimiento, la diarrea y los síndromes comunes de dismotilidad, como el síndrome de intestino irritable”, ha explicado Mauro D’Amato.

TAMBIÉN LEER: César Acuña enciende las redes sociales por nueva frase: «La vida es lo más preciado de la vida»

La frecuencia con la que las personas mueven los intestinos es importante para el bienestar y refleja el correcto funcionamiento del tracto gastrointestinal en la digestión y absorción de nutrientes, al tiempo que excreta productos de desecho de la digestión y sustancias tóxicas.

Los hábitos intestinales irregulares y la motilidad intestinal alterada, incluido el estreñimiento y la diarrea, a menudo se dan en afecciones gastrointestinales comunes como el síndrome del intestino irritable, un trastorno que afecta al 10% de la población en todo el mundo.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.