Kathy Serrano: Nunca eres totalmente del lugar a donde llegaste

Su primer libro Húmedos, sucios y violentos (Estruendomudo, 2020) fue nominado a mejor libro de cuentos en el Premio Luces, 2020, del diario El Comercio.

Por Harold Alva

Kathy Serrano es actriz, directora de teatro y escritora peruano-venezolana. Máster en Artes por el Instituto Estatal Ruso de Artes Escénicas de San Petersburgo. Dirige laboratorios de escritura creativa en La Isla. Su primer libro Húmedos, sucios y violentos (Estruendomudo, 2020) fue nominado a mejor libro de cuentos en el Premio Luces, 2020, del diario El Comercio. El dolor de la sangre (Planeta, 2022) es su primera novela. Dialogué con ella.

¿A partir de tu novela El dolor de la sangre, qué significa para ti la palabra “retorno”?

Hablar sobre el retorno se convirtió para mí, desde hace mucho, mucho tiempo, en una obsesión. Me recuerdo escribiendo en diversas libretas en diferentes épocas y años, el borrador de una misma historia: una mujer regresa a la casa materna después de muchos años, una mujer regresa al país de origen, a su ciudad natal. Una mujer regresa. Una mujer regresa para afrontar sus fantasmas, sus monstruos, sus miedos y tal vez, después de afrontarlos, liberarse.

TAMBIÉN LEE: La Tinka: revisa AQUÍ los resultados del domingo 19 de junio

Pienso que tal vez tiene que ver con la experiencia de vida. Soy migrante desde que tenía 16, casi 17 años. Ese movimiento entre diversas geografías ha dejado en mí una huella profunda. Hay personas que pasan toda una vida en el mismo lugar, sus recuerdos se alimentan de esa cotidianidad. Cuando te quedas en el mismo lugar, las familias se reúnen y recuerdan, avivan ese recuerdo, lo preservan. Cuando pasas la vida en movimiento, la memoria va guardando en algún lugar aquellos recuerdos más lejanos. Creo que retornar, de alguna manera, es intentar recuperar recuerdos.

Se suele pensar que en la escritura de una primera novela, el autor o autora vuelca gran parte de su vida a nivel argumental, ¿crees que este es tu caso? ¿Cómo tomas distancia de tus personajes?

No se puede negar que al escribir fagocitamos nuestra memoria. Echamos mano de los recuerdos, de experiencias vividas, propias y ajenas. De aquello que hemos observado, sentido, sufrido, gozado, odiado. En mi caso, he tomado alguna que otra experiencia que me interesaba explorar y de allí ha surgido la ficción. Martha, mi personaje protagónico, es Martha. Tiene vida propia. Pero, tal vez, Martha tenga algo de mí y, tal vez, yo tenga algo de ella.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.