La gente buena debe participar en política
A+

POR HAROLD ALVA

Emilio La Rosa es un médico peruano que nació en Lima, se educó en Huacho, se formó en San Marcos, hizo sus maestrías y doctorados en Francia y, obligado por las circunstancias, desarrolló su actividad profesional y humanista fuera de nuestro país.

No, él no buscó esto. Luego de realizar sus especialidades en las más prestigiosas universidades galas, en 1983 volvió al Perú a devolverle todo lo que este le había dado -sus padres y sus amigos, sus años felices de infancia y adolescencia en Huacho, sus años de estudiante de Medicina en San Fernando-, pero las miserias de nuestra burocracia se lo impidieron.

Después de un año sin encontrar trabajo, a pesar de su excelente formación y grados académicos, regresó a Francia, donde pronto empezó a trabajar en su especialidad, la cardiología y, más tarde, como investigador del Colegio de Francia, uno de los centros académicos -donde no solo hay médicos sino especialistas de todas las ramas del conocimiento humano- más importantes del mundo.

Sin embargo, sus intereses no solo se circunscribieron al terreno de la Medicina, sino, también, al de la política, no solo como militante -es miembro del Partido Socialista de Francia, el mismo que llevó al poder François Mitterrand- sino como intelectual.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.