Max Huamán: «No somos eternos ni indispensables»

Asegura que la pandemia le enseñó el valor de la familia y que prepara libros con este tema.

Por Fabrizio Morán Montoya

Tras estudiar contabilidad ¿cómo es que incursionaste en el mundo de las letras?

Fue una pasión desde joven. Indirectamente, podría decirse que desde el colegio ya estaba enraizado a este oficio. Primero con la poesía, luego abruptamente con un concepto torpe de novela y finalmente con los relatos breves donde, por ahora, me siento cómodo.

Sobre la literatura andina de nuestro país… ¿Crees que se mantiene aún la valoración por los lectores?

En las regiones hay bastante empeño de conservar y divulgar la literatura andina. Pequeña, pero constante. Me he topado con obras que han sobresalido por su estilo narrativo y por su tema. Creo que aún hay mucha literatura por hacer y descubrir. Estamos provistos de tradición, imaginación, dolor y memoria. Y eso pesa.

¿Qué hay más allá donde todo nace?

Nostalgia. Una visión distinta de la nostalgia. Esa que se enraiza en todo migrante provinciano que llega a la ciudad en busca de algo mejor, o que vuelve hacia el pueblo con un concepto marchito de eso. Pero que siempre tendremos en nuestro lugar de origen nuestras costumbres, tradiciones, fervores, mitos o sueños compartidos que nos hace que nazcamos de nuevo.

¿Quiénes eran los chinchilpos?

El pueblo representando al pueblo en una festividad al Tayta Niño. Y en donde aprovechan para expiar culpas. Visiten Huayucachi en enero y verán de qué va el cuento.

¿De qué escritores te inspiras o cuáles son tus referentes?

Como todos los que aspiran a ser escritor: a Julio Ramón Ribeyro. Como mis referentes: El compromiso con lo nuestro de José María Arguedas, La nostalgia de Edgardo Rivera Martínez, La sensibilidad de Vallejo. El amor de Juan Gonzalo Rose.

¿En qué año nació “Anaqueles frente a la calle”?

Creo que la idea de concebir un libro surgió en el 2018. Desde ahí vine creando y corrigiendo aquellas historias. El título (o la idea) nació en enero de 2019, en una fiesta costumbrista de mi pueblo.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.