Miguel Ildefonso: El libro es un viaje sin retorno

Sus poemas nos permite convivir con un ícono de la poesía universal. Sus desgarradores versos intiman e invitan a repensar la propia vida.

Por Sixto Sarmiento

La portada de tu libro es la única foto conocida de Emily, ¿verdad?

Sí. Trae un vestido oscuro; luego optaría por vestirse de blanco siempre, eso fue cuando ya decidió no salir ni de su habitación. El color blanco, pienso, sería, no por el símbolo de pureza, sino por ese proceso de “transparentización” de su imagen física.

Escribir un poema para Emily Dickinson debió ser todo un reto, ¿cuéntanos?

La verdad que no y sí. No, porque me salieron de un tirón. Ya en mi libro Dantes tenía un poema a ella. Pero hace como cuatro años de pronto me surgió la voz de Emily en mi propia voz. Y es que estaba pensando en la habitación donde escribo, en mi encierro de escritura, en la soledad ante la página en blanco, en el destino de los poemas, en la consagración de una vida a la poesía.

TAMBIÉN LEE: Ofrecen 400 becas a profesores de inglés de colegios

Y sí fue un reto, porque asumir una voz femenina, en estos tiempos en que la cuestión de género es un tema sensible y de lucha, pues era para estar cauto en su recepción. Felizmente, al menos, a mis amigas poetas les ha gustado.

En tus versos afloras una desesperada veneración, ¿es hacia ella o a sus poemas?

Claro, a ella y a su poesía, que finalmente resulta una misma. Ella se hizo poema. Se transparentó en sus palabras. Y la veneración mayor en mi libro es hacia su fe en la poesía, en esa capacidad de trascender mediante el arte, de hacerse espíritu, esencia, mediante la escritura incesante. Mis poemas mayormente son dramáticos. Y vi maravilloso su drama de enfrentarse a los grandes temas metafísicos y cotidianos desde la soledad de su habitación.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o en nuestra versión digital, AQUÍ.

Mira más contenidos siguiéndonos en FacebookTwitter Instagram, y únete a nuestro grupo de Telegram para recibir las noticias del momento.