Recomendaciones para ayudar a dormir tu bebé
A+

Si no has podido dormir bien ni una sola noche desde que nació tu bebé, no eres el único. Las noches sin dormir son un rito de iniciación por el que atraviesa la mayoría de los nuevos padres, pero no te desanimes. Puedes ayudar a tu bebé a dormir toda la noche. ¡En serio!

DESARROLLO DE UN RITMO

Los bebés recién nacidos duermen 16 horas o más por día, pero a menudo en períodos de tan solo unas cuantas horas por vez. Si bien el patrón puede resultar errático al principio, un horario de sueño más uniforme surgirá a medida que el bebé madure y pueda pasar más tiempo sin alimentarse.

A los 3 o 4 meses, muchos bebés duermen al menos cinco horas seguidas. En algún momento durante el primer año del bebé (cada bebé es diferente) comenzará a dormir durante aproximadamente 10 horas por noche.

HAZ QUE TU BEBÉ DUERMA EN UNA HABITACIÓN

Lo ideal es que tu bebé duerma en la habitación contigo, pero solo en una cuna, un moisés u otra estructura diseñada para el sueño infantil, durante al menos seis meses y, si es posible, hasta un año. Esto podría ayudar a reducir el riesgo del síndrome de muerte infantil súbita.

Las camas para adultos no son seguras para los bebés. El bebé puede quedar atrapado y sofocarse entre los listones de la cabecera, en el espacio entre el colchón y la estructura de la cama o en el espacio entre el colchón y la pared. Un bebé también puede sofocarse si uno de los padres dormido se mueve por accidente y cubre la nariz y la boca del bebé.

ESTÍMULO PARA BUENOS HÁBITOS DE SUEÑO

Durante los primeros meses, la alimentación en el medio de la noche seguramente interrumpirá el sueño tanto de los padres como de los bebés, pero es una buena idea ayudar a que tu bebé duerma bien desde el comienzo. Ten en cuenta los siguientes consejos:

Sigue una rutina uniforme y tranquila para la hora de irse a la cama. La sobreestimulación por la noche puede dificultar que tu bebé se tranquilice para dormir. Prueba bañarlo, acurrucarlo, cantarle, tocar música tranquila o leerle, con un punto final claramente definido cuando sales de la habitación. Empieza estas actividades antes de que tu bebé esté demasiado cansado en una habitación tranquila y con poca luz.

Lea la nota completa en nuestra versión impresa o suscríbete a nuestra versión digital AQUÍ.

Puedes encontrar más contenido como este siguiéndonos en nuestras redes sociales de Facebook, Twitter Instagram.